Gran Muralla China y Tumbas Ming. Excursión desde Pekín.

Muralla China Juyongguan Musement

Una de las visitas obligatorias e ineludibles al visitar Pekín es la Gran Muralla China. Durante nuestro viaje por China, dado que la pusimos en agenda al día siguiente de la llegada a Pekín, optamos por una versión cómoda, que se convirtió en un gran experiencia, como es una visita guiada que se completaba con visita a las Tumbas de la Dinastía Ming.

Todas las secciones de la Gran Muralla China están situadas hacia en norte de Pekín, pues era desde donde se recibían durante milenios los ataques de los enemigos del imperio chino. Desde Pekín las secciones más accesibles (por distancia y comodidad) son Juyong Guan, Badaling y Mutianyu.

La visita la pre-reservamos a través de Musement, y escogimos la versión de tour privado con guía y conductor. Como comentábamos es una versión cómoda ya que te pasan a recoger por el hotel, y dispones de un vehículo privado toda la jornada.

Una vez en el vehículo, nuestro guía Ronqin, nos fue explicando cuestiones y peculiaridades sobre China y la Gran Muralla con especial atención a Alex, lo cual hizo que el peque se emocionara y disfrutara aún más.

Y es que resulta que para los chinos la Gran Muralla, es la “Larga Muralla” y no la “Gran Muralla” , puesto que la muralla está compuesta de muchas secciones dispuestas desde Pekín hacia el norte, y después siguiendo la frontera norte de China como defensa hacia los pueblos invasores del norte, Mongolia… la componen numerosas secciones y líneas para conformar más de 13.000 kilómetros, y no solo 6.000 como generalmente conocemos “la gente del Este” (los occidentales).

Ronqin nos desmintió otro mito, y es que la Gran Muralla no se ve desde el espacio, como se dice.

Badaling es la sección más famosa y fotografiada de la Gran Muralla China, y que en temporada alta es visitada por el 90% de los visitantes. Hay que recordar que la mayoría del turismo en China es interior. A la sección de Badaling se puede acceder desde el estacionamiento con un telecabina, o a pie.

Mutianyu es una alternativa menos visitada de la Muralla, más lejana, pero libre de las aglomeraciones de Badaling. Cuenta con un telecabina como Badaling, pero la peculiaridad es que tiene un tobogán para realizar el descenso de la Gran Muralla hasta el estacionamiento.

Juyong Guan, es una pequeña sección circular de la Gran Muralla, la más cercana a Pekín, era la 3a línea de defensa y última sección de la Gran Muralla que defendía Pekín. Defiende un valle, llegando la muralla hasta sus cimas circundantes completando un recorrido de 4 kilómetros pero que se tarda en recorrer unas 3 horas debido a sus pendientes.

Existen otras secciones de Muralla nada concurridas, pero requieren un trekking de aproximación.

Gran Muralla China. Sección Juyong Guan

En nuestro caso, inicialmente íbamos a visitar Badaling, que en temporada baja como era nuestro caso (diciembre) es una visita más relajada, pero las circunstancias meteorológicas nos hicieron cambiar de planes. El día de nuestra llegada a Pekín ¡Nos sorprendió una copiosa nevada!

Durante el viaje el guía nos indicó que debido a la nevada Badaling había sido cerrado al público, de modo que nos dirigimos a visitar Juyong Guan que está camino de Badaling.

Como decíamos Juyong Guan es una sección circular de 4 km que defiende un valle, que era la 3a y última línea de defensa de Pekín ante los ataques de las tribus del Norte.

La zona central es plana, pero las torres en las laderas están situadas sobre pendientes muy inclinadas, por lo que subir es toda una escalada (y con nieve el tema se complica).
Nosotros solo nos atrevimos a subir hasta la primera torre.

El conjunto está bastante reconstruido en la actualidad, teniendo en cuenta que su primera construcción data de 1342, y los últimos edificios fortificados del siglo XVIII.

Uno de los elementos originales que quedan en la muralla son los cañones que están expuestos en la parte baja, datan de la dinastía Ming, siglo XVII siendo capaces de lanza proyectiles a 500 metros de distancia.

Durante el imperio chino, había un dicho popular que decía que “No serás un héroe hasta que subas la Muralla”.

En la actualidad se usa como reclamo turístico y podéis obtener vuestro certificado de héroe en diferentes soportes: de papel, o de madera. En algunos blogs habíamos leído que el de papel se puede obtener gratuitamente en algunos sitios, pero nosotros optamos por el certificado en madera con los nombres inscritos, que será un bonito recuerdo del viaje, cuesta 200 Yuan. (25€ apróximadamente)

Visita Fábrica de Artesanía “Porcelana China”

Una vez finalizada la visita, nos dirigimos a visitar una fábrica de “porcelana”.

En la actualidad hay muy pocos lugares en los que se fabrique porcelana debido a su fragilidad. En vez de ello, inventaron un sistema que la imita y es mucho más perdurable. Usando una base de cobre para realizar la base, colocan hilos de cobre pegados sobre la base para definir las formas de la decoración del jarrón: dragones, flores, mosaicos,… Una vez está todo seco, van rellenado a mano los huecos que quedan entre los hilos de cobre con pintura mineral. Aplican hasta 7 capas de pintura (lo que aquí denominaríamos “lacado” y que da aspecto cerámico. Una vez finalizadas las 7 capas de pintura, pulen el conjunto y le aplican una capa de barniz. El resultado ciertamente es talmente como la porcelana, y debido a su proceso artesanal de elaboración, el precio no es nada barato.

En la actualidad son elementos que se continúan usando para mostrar el nivel de poder adquisitivo de las familias, siendo además un regalo habitual en las bodas.

Tumbas Dinastía Ming

Después de comer en la propia fábrica de cerámica, nos dirigimos hacia las Tumbas de la Dinastía Ming.

Las tumbas de la familia Ming están ubicadas a lo largo y ancho de un valle de 40 km2 de dimensión, rodeado de montañas y colinas a los que los emperadores les dieron significado divino. Por ejemplo, las colinas hacia el norte simbolizan dos leones que “protegen” la entrada desde ambos lados, y las montañas de la parte posterior constituyen un trono para las tumbas.

En el complejo, hay tumbas de 13 emperadores, aunque en realidad la parte visitable son diversos palacetes ya que las verdaderas tumbas están bajo colinas artificiales situadas al fondo de los palacetes y protegidas por una muralla circular.

El gobierno chino solo ha abierto una de las tumbas, la más pequeña, tardaron más de 3 años en desenterrarla. Encontraron un complejo de palacetes de piedra a 27 metros bajo tierra, y más de 3.000 pequeños objetos. Dado que el resto de tumbas multiplican por 5 o por 10 el tamaño de la más pequeña no hay previsto desenterrar ninguna de ellas por la titánica tarea que supondría. Muchos de los objetos encontrados están expuestos en el resto de tumbas, siendo la mayor y más visitada la del Emperador Yongle.

La visita finaliza por el paseo de las estatuas, que en realidad era el camino de entrada al complejo. Es un paseo de piedra flanqueado por 16 grupos de 4 estatuas que representan la guardia de los emperadores. De cada grupo 2 estatuas están en guardia y otras 2 están en posición de descanso.

Al final del paseo (entrada al paseo) hay una estela de piedra de 9 metros de altura, con inscripciones sobre buenos augurios para el pueblo chino por parte de la Dinastía Ming, que posteriormente la Dinastía Qing, inscribió por su parte posterior con un texto similar.

La estela está apoyada sobre un animal mitológico similar a la tortuga, aunque con garras de dragón, que simboliza la sabiduría y la longevidad.
Nos explicó Ronqin que según la mitología era un animal muy salvaje que los emperadores condenaron a llevar la estela por el resto de los siglos.

Finalizada este último paseo, volvimos en dirección a Pekín para dirigirnos hacia un lugar donde realizar la ceremonia del té.

Una curiosidad: ¿Sabíais que el nombre de Pekín proviene del antiguo nombre de la ciudad “Beiping”? La ciudad durante muchos siglos se llamó Beiping, que en chino significa “la Paz del Norte“, pero debido a la últimas guerra de sucesión de dinastías entre los Ming y los Qing (de origen del norte en Manchúria), en 1958 se decidió volver a la antigua denominación “Beijing”, en chino “Capital en el Norte”.

Nuestra denominación Pekín proviene de la occidentalización de Beiping durante los siglos XVII y XVIII, pero no corresponde con su denominación actual.

Ceremonia del Té. Visita Casa de Té

Volvamos a la ceremonia del té. La ceremonia del té la ofrecen en una tienda especializada en té chino, en el que explican como tomar el té chino correctamente, a saber:

1.- Las bolsitas de té que tomamos en Occidente, ellos lo consideran “restos” no deseables del té.
2.- Para infusionar el té la temperatura del agua no debe ser inferior a 98 ºC, y debe usarse tetera de cerámica, que debe haber sido antes atemperada con agua caliente.
3.- El té chino se infusiona durante un minuto, o dos, y se puede reutilizar hasta 6 o 7 veces.
4.- Debe ser servido en una pequeña taza cilíndrica, en la que debe reposar unos segundos, para luego volcarlo en un pequeño cuenco de donde beberlo (¿os suenan los cuencos que van con el licor de jazmín de los restaurantes chinos en España? Pues esos.
5.- Antes de consumir el té hay que oler los aromas del té que quedan en la taza cilíndrica.
6.- El té se puede consumir poco después de volcarlo ya que en ese momento ya no está muy caliente.

Lo cierto es que los tés que probamos tienen poco que ver con los que hay en España, muchas más variedades y de muy diversos sabores.

Según comprobamos después en otras tiendas especializadas de té por el resto de Pekín, los precios de esta tienda especializada a la que nos dirigimos (aunque en principio pueda parecer una turistada) son muy, muy similares a los de una cadena local especializada que nos recomendaron, Wuyutai Tea House, que podéis encontrar por muchos lugares de la ciudad. También comparamos precios posteriormente en Hong Kong, y el rango era similar.

El verdadero té chino no es barato comparado a lo que aquí estamos acostumbrados en cuanto a su cantidad, aunque dado que se puede reusar para diferentes infusionados, la relación calidad-precio es muy razonable.

La jornada acabó cerca de las 19h, un día inolvidable de visita que recomendamos a cualquiera de vosotros si estáis interesados en seguir la misma ruta, aunque para ello será necesario que lo hagáis de la mano de Musement, pues por vuestra cuenta puede llevar 3 días realizar las diferentes visitas.

Os dejamos por aquí info sobre la excursión que contratamos con Musement. Visita en Tour Privado a la Gran Muralla China y las Tumbas Dinastía Ming precio 64 € por persona.

Esta excursión forma parte del viaje que realizamos a Macao, Pekín y Hong Kong, puedes ver los preparativos en en éstos dos links.

Félix Orense