El vino como alimento: Fermentación espontánea

El vino como alimento

Puede parecer poco obvio, pero el vino es un alimento.

En primer lugar, la materia prima del vino es una fruta que también se ingiere.

Pero, sobre todo, el vino interviene en la alimentación humana (no así en la ingesta de otros mamíferos). Es característico de la cultura gastronómica en muchas partes del mundo.

Su sabor, naturalmente ácido, disuade a los cuadrúpedos de ingerirlo, pues muchos venenos naturales tienen también un gusto ácido.

Con este enfoque, el vino como alimento, veremos su presencia en distintos momentos históricos de un modo muy general. A la temática histórica dedicaremos uno de cada cuatro posts.

La vinificación.

La vinificación fue un proceso natural y espontáneo antes de ser producida de un modo controlado. Hagan la prueba: cojan una cesta de uvas tintas de baja graduación, producidas en climas fríos, casi polares, de una parra sin injertar. Y dejen en lugar seco y oscuro esta cesta y su contenido el tiempo suficiente para ver:

– En la superficie, signos de fermentación;

– En el fondo de la cesta, un líquido con sabor afrutado, con ligero poder euforizante.

Divinos-Sabores-Fermentacion-Vino web

Historia de la Fermentación maloláctica

Es la fermentación espontánea de la uva en circunstancias climáticas como las del Paleolítico Medio, cuando los glaciares comenzaban a retirarse de mares y tierra, coincide con los comienzos del ser humano tal como lo conocemos.

En esa zona intermedia que es en parte Europa y en parte Asia, América y África se desarrolló lo que más tarde se conoció como homo sapiens sapiens:

al norte, la orilla norte del Mediterráneo convertía en templado el clima de los territorios situados hacia el interior.

-al sur, la orilla sur del Mediterráneo convertía en templado el clima de los territorios situados al norte del Trópico de Cáncer.

No todos los pueblos que habitaban al norte del Trópico de Cáncer tenían uvas en su ecosistema. La progresiva desaparición de los glaciares hacia el sur propició su adaptación a zonas más frías.

Al mismo tiempo que la uva prosperaba, por la subida general de las temperaturas en climas fríos, los seres humanos subían cada vez más hacia el norte. Las cuencas de los glaciares eran excelentes para pescar truchas y salmones. Y el bosque húmedo favorecía la caza.

Estos pueblos paleolíticos recogían frutas, que en zonas de clima frío experimentan la fermentación maloláctica. Y la uva de baja graduación y de cepa sin injertar, recolectada, se convirtió en vino.

Autor: BuenVinoGallego

 

Buen Vino Gallego

2 thoughts on “El vino como alimento: Fermentación espontánea

  1. Paladeame says:

    Qué tendrá el vino que es base cultural y social de tantas civilizaciones. Desde los romanos hasta ahora, miles de millones (y quizás nos quedemos cortos) han disfrutado de sus propiedades y placeres.

    Hoy en día una botella de vino es sinónimo de compartir, celebración, buen rato, estar a gusto. En los buenos momentos se saborea su aroma y se disfruta de su compañía.

    El vino es algo más que un alimento

    • Buen Vino Gallego says:

      Sí, en efecto: el vino propicia la sociabilidad y está siempre presente en las celebraciones. Incluso “beber solo” es anatemizado.
      Más adelante en este blog trataré aspectos culturales asociados al consumo social del vino en las sociedades campesinas gallegas.
      Gracias por tu aportación.
      PS: lo del vino como alimento es tan sólo un enfoque teórico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.